Blogia
Incoherències

Cartas a Patilo

Del Sáhara

La familia de una amiga ha acogido una niña saharaui este año. El padre está metido de lleno en la creación de una fundación de apoyo al Sáhara para su "liberación" y también está metido en asociaciones del mismo tipo. Al Sáhara va un par de veces al año desde hace 4 años para llevar medicamentos y "revisar" y ayudar en el hospital que están montando en uno de los campamentos.
La cuestión es que este año, en una de esas asociaciones, muchos padres se apuntaron para acoger a niños saharauis durante el verano. Pero luego hubo unos cuantos que dijeron que "no", que si se iban de vacaciones, que si no podían, etc, etc. Eso una vez que ya se había formalizado todo. Total, que les tocó de rebote acoger a una niña saharaui.

Es aquí donde se inicia la parte socio-filosófica de la cuestión. ¿Cuál es la finalidad de la acogida? ¿realmente es buena la inmersión cultural a la que se les somete? (no hay nada más "cultural" que la FAMILIA). ¿Por qué en lugar de acogidas no se hacen campamentos al igual que en otros países?.

Luego ya hay casos más extraños en los que señoras más o menos mayores acogen a niños y les hacen pasar la comunión, los "adoptan", etc, etc. Y más de una se ha llevado la sorpresa de que los padres de la familia se "aprovechan" de esa señora para pedirle dinero cada X tiempo. De hecho, los niños que llegan aquí, llevan un lista con los regalos que tienen que llevar a sus padres.

Vamos, que tiene muchas pegas. Pero la que más hay que meditar es sobre la conveniencia o no de inmersión en nuestra cultura para esos niños.

Como ya he comentado, no es lo mismo un campamento donde ellos juntos van "de visita" a pasar el verano con monitores saharauis, etc, etc, que meter de lleno a los niños en nuestra cultura -muy distinta a la suya- y lo que ello puede suponer después cuando vuelvan. No debemos juzgar que nuestra cultura sea mejor o peor que la suya, son culturas diferentes y hay que tener en cuenta que la asimilación de nuestra cultura por parte del niño saharaui puede suponerle muchas malas situaciones en su lugar de origen.

De todas formas, hay que tener claro que el Sáhara está ocupado por Marruecos y los saharauis están expulsados de sus tierras. Y es eso contra lo que hay que luchar.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Primera carta

Vengo a darte un poco la tabarra. El otro día lo estuve pensando y se me ha ocurrido que algún día escribiré un libro llamado: "Cartas a Patilo", que es cuando más inspirado estoy. No dudes que puede que estos mensajes (los que te escribo yo) puedan aparecer en el blog.

Me he tomado en serio lo de la "lengua catalana". Ahora procuro hablarla siempre que puedo, por varias razones: por una parte me encantan los idiomas, y como el valenciano/catalán (a partir de ahora, "catalán") es el que mejor conozco después del castellano, lo practico, intento pensar en catalán, me fijo en las expresiones de la gente, acento, construcciones... y procuro asimilar todo lo que puedo. Actualmente es a lo máximo que puedo aspirar -que no es poco-, el catalán es una lengua tan rica como cualquier otra. Noto diferencias entre el catalán hablado en el País Valencià y el hablado en Cataluña o les Illes. En Valencia se habla casi traduciendo del castellano, supongo que eso es porque aquí se ha conservado muy mal y la "inmersión" en el castellano ha sido destructora para el valenciano. Con decirte que mi abuela no le enseñó valenciano a mi madre porque "hablar valenciano supondría fracasar en la vida y los señoritos y señoritas de clase alta hablan en castellano". Es triste que la dictadura franquista afectase tanto al uso del valenciano.

De todas formas, mi abuela ha vuelto a hablar valenciano hace poco. La anécdota es curiosa: el padre de Neus es médico en el hospital y también en un geriátrico. En ese geriátrico hemos ingresado a mi abuela después de sufrir una caída muy fuerte y romperse la cadera. La familia de Neus es valenciano-parlante y en general procuran hablar siempre que pueden el valenciano. Así que el Padre de Neus probó con mi abuela y... ¡sorpresa!, mi abuela hablaba un valenciano muy bonito, catalanizado en el acento y en algunas palabras, ya que su padre era del último pueblo de la Comunidad Valenciana antes de Tarragona. Ahora yo hablo en valenciano con mi abuela. Le cuesta un poco expresarse, ya que hace muchos años que no lo habla y se le olvidan palabras, verbos... pero a mí me hace ilusión que de alguna manera vuelva a sus raíces y pueda compartir conmigo una lengua a la que le estoy cogiendo aprecio.

Como te decía, en Valencia parece que se habla más como "traduciendo" del castellano al valenciano que como si el valenciano fuese una lengua en sí misma. En Cataluña lo he notado en expresiones y construcciones de las frases que no tienen nada que ver con las construcciones a la hora de hablar castellano. Curioso.

Ahora bien, en muchos muchos sitios del País Valencià no se habla el valenciano, muchísima gente no lo entiende siquiera. Y quienes fomentamos su uso somos mirados muchas veces con mala cara. Muchas veces me siento triste, sobre todo ante los juicios de mis amigos. No lo dicen directamente, pero sus comentarios dan a entender que "lucho" por una causa perdida. Y es cierto que en Alicante muchas veces me entristezco por ver la situación de precariedad del valenciano, que no es más que un bonito adorno de la Comunidad Valenciana. Por eso cuando oigo a alguien hablar valenciano me pongo muy muy alegre.

Todo esto lo he notado sobre todo por la diferencia que existe en este tema con Cataluña. Allí el catalán está respetado y extendido. Y a pesar de lo que se empeñan en decir los peperos y EL MUNDO, la convivencia entre las dos lenguas es muy muy buena, casi perfecta diría yo. Existen intolerantes, como en todos los sitios, pero en general la gente es muy respetuosa. No puedo evitar decirte que los catalanes son distintos, y en este tiempo he aprendido a apreciarlos. Benysar sin embargo creo que no le caen muy bien.

Cuando estoy allí me siento abrigado, no creía que iba a ser así, pero estoy muy agusto en Barcelona. Tanto que no me entran ganas de volver a Alicante... sobre todo en el aspecto político. Allí estoy rodeado de gente que, desde mi punto de vista, tiene una concepción y unos valores políticos muy distintos a los del resto de España. Allí me siento cómodo. Ese tipo de gente también me lo encuentro en Alicante, sin ir más lejos, los padres de Neus y en general aquellas personas que van en cierta forma a contrasistema... pero es poca gente. Y a nivel ideológico me siento agobiado.

El otro día, cuando vine a Alicante -hoy estoy aquí en Alicante porque ha fallecido el padre de mi mejor amigo-, cogí un taxi para ir a casa. Hablando de transportes le comenté que en Barcelona el transporte público estaba muy bien en comparación con Alicante, y el taxista me preguntó entonces si yo era catalán. Le dije, "catalanista en todo caso". Y me comentó que él era vasco, y que por situaciones más o menos semejantes, tenía cierta "amistad" con los catalanes. Empezamos a hablar y me comentó que los taxistas aquí en Alicante tienen un cuadro de Franco en las centrales y que él veía a la gente de Alicante un poco bastante derechosa en todos estos aspectos. Afirmaba que los alicantinos eran buena gente y todo eso, pero a nivel político no lo llevaba bien. Bien podría haber sido yo ese taxista.

Por una parte en Cataluña me siento muy cómodo porque ideológicamente me encuentro a gusto con la gente que me rodea. Pero Alicante es mi tierra, y si quiero hacer algo por ella es vivir y actuar con mis ideas aquí. No es una actuación política, sino personal. Conseguir lo mismo que los padres de Neus consiguieron conmigo sin planteárselo: que yo tenga conciencia política e ideológica. Ellos no me han forzado a nada, he sido yo quien viéndolos a ellos he aprendido a apreciar cómo eran y a darme una idea de cómo quiero ser. Tú también has contribuido a ello.

En fin, que te sigo echando en cara que te hayas ido y hayas dejado esta tierra sin tu persona y tus efectos colaterales. Entiendo que ya has pasado muchos años fastidiando por aquí y que era momento de ceder un poquito, no ante la vida, sino ante tu mujer -cosa que veo muy bien-. Pero... bueno, pero nada. Muy bien hecho, así ya tengo a alguien que me aconseje para cuando me vaya para allá.

Tenía más cosas que contarte, pero creo que hasta aquí dejo mi inspiración, que mañana por la mañana vuelvo a Barcelona y he de preparar el viaje de final de carrera, a Egipto.

Así que be good, be fine. Good morning and good luck!!
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres