Blogia
Incoherències

Matrimonio homosexual

"Estamos pidiendo al matrimonio político Zapatero/Zerolo que no imponga el matrimonio homosexual al resto de España. Todavía más, que haya transparencia y que se atrevan a demostrar qué es lo que quiere España. Es muy sencillo, que haya un referéndum y así lo sabremos".

Vaya, ahora resulta que me tengo que hacer gay. No sabía yo que esta ley obligaba a que me case con otro hombre. En tal caso lo que me molesta no es casarme con otro hombre, sino que me obliguen a ello.

Este Zapatero... mira que imponernos algo. Dios mío del amor hermoso qué intolerancia. Yo, que defiendo mi familia a capa y espada, ahora resulta que me voy a tener que divorciar y casar con otro hombre. En fin, ¿qué más da por delante o por detrás?.

Me pregunto qué diferencia existe entre dos personas que han decidido pasar la vida juntas y dos personas que también han decidido pasar la vida juntas. ¿Por qué unas tienen más derechos que otras si cumplen con las mismas obligaciones?.

Lo primero que se me pasa por la cabeza es llamar intolerantes, añejos, cerrados... a esa gente que se niega a dar los mismos derechos a unas parejas y a otras no. Pero está claro que eso no lleva a ningún sitio. Sus principios tendrán para pensar eso: sólo se trata de hacerles razonar un poco.

El otro día hablaba con una persona querida acerca de esto. Le envié el siguiente texto:

Estoy completamente a favor de permitir el matrimonio entre católicos.

Me parece una injusticia y un error tratar de impedírselo.

El catolicismo no es una enfermedad.

Los católicos, pese a que a muchos no les gusten o les parezcan extraños, son personas normales y deben poseer los mismos derechos que los demás, como si fueran, por ejemplo, informáticos o profesores.

Soy consciente de que muchos comportamientos y rasgos de carácter de las personas católicas, como su actitud casi enfermiza hacia el sexo, pueden parecernos extraños a los demás. Sé que incluso, a veces, podrían esgrimirse argumentos de salubridad pública, como su peligroso y deliberado rechazo a los preservativos. Sé también que muchas de sus costumbres, como la exhibición pública de imágenes de torturados, pueden incomodar a algunos. Pero esto, además de ser más una imagen mediática que una realidad, no es razón para impedirles el ejercicio del matrimonio.

Algunos podrían argumentar que un matrimonio entre católicos no es un matrimonio real, porque para ellos es un ritual y un precepto religioso ante su dios, en lugar de una unión entre dos personas.

También, dado que los hijos fuera del matrimonio están gravemente condenados por la iglesia, algunos podrían considerar que permitir que los católicos se casen incrementará el número de matrimonios por ¿el qué dirán? o por la simple búsqueda de sexo (prohibido por su religión fuera del matrimonio), incrementando con ello la violencia en el hogar y las familias desestructuradas.

Pero hay que recordar que esto no es algo que ocurra sólo en las familias católicas y que, dado que no podemos meternos en la cabeza de los demás, no debemos juzgar sus motivaciones.

Por otro lado, el decir que eso no es matrimonio y que debería ser llamado de otra forma, no es más que una forma un tanto ruin de desviar el debate a cuestiones semánticas que no vienen al caso: Aunque sea entre católicos, un matrimonio es un matrimonio, y una familia es una familia.

Y con esta alusión a la familia paso a otro tema candente del que mi opinión, espero, no resulte demasiado radical: También estoy a favor de permitir que los católicos adopten hijos.

Su creencia en la mitología católica, creencia en un hombre muerto que vuelve a la vida después de 3 días, la simulacion que hacen todas las semanas de beber sangre y comer carne humana; Nos puede parecer una práctica bárbara que hace que el canibalismo parezca una práctica aceptada común, pero no, es un rito simbolico, en realidad ni comen carne humana ni beben la sangre- es simplemente vino y pan, y apenas fingen que es carne y sangre...

Los Catolicos creen en muchos otros cuentos ficticios, eso podría conducir a muchos a creer que son ignorantes y por consiguiente no estan preparados para tener hijos.

Pero en una democracia tienen el derecho de creer en las fantasías que quieran. Algunos se escandalizarán ante una afirmación de este tipo. Es probable que alguno responda con exclamaciones del tipo de: ¿Católicos adoptando hijos? ¡Esos niños podrían hacerse católicos!.

Veo ese tipo de críticas y respondo: Si bien es cierto que los hijos de católicos tienen mucha mayor probabilidad de convertirse a su vez en católicos (al contrario que, por ejemplo, ocurre en la informática o la homosexualidad), ya he argumentado antes que los católicos son personas como los demás.

Pese a las opiniones de algunos y a los indicios, no hay pruebas evidentes de que unos padres católicos estén peor preparados para educar a un hijo, ni de que el ambiente religiosamente sesgado de un hogar católico sea una influencia negativa para el niño.

Además, los tribunales de adopción juzgan cada caso individualmente, y es precisamente su labor determinar la idoneidad de los padres.

En definitiva, y pese a las opiniones de algunos sectores, creo que debería permitírseles también a los católicos tanto el matrimonio como la adopción.

Exactamente igual que a los informáticos, a los profesores o a .....


Me comentaba esa persona que el nombre de "matrimonio" no era correcto. Le dije que muy bien: los que se casen por la iglesia, serán matrimonio. Los que lo hagan por lo civil, será civilmonio, unión civil o como les dé la gana. Pero si la idea de matrimonio proviene de algo religioso, que de algo religioso sea, que no se metan ahora donde no pintan nada. ¿¿Qué coño les importa a ellos quién esté al otro lado de la cama?? ¿¿qué coño les importa que como pareja tengan los mismos derechos que cualquier otra pareja??.

También me comentaba que qué diferencia había en casar a dos personas del mismo sexo y casar a un asno y a una vaca, a un hombre y a una perra o a una mujer y a un pelícano. Aunque la respuesta es fría, no deja de ser cierta: esos animales no cotizan y por tanto no pueden tener los privilegios que puede tener alguien que cotiza. Y de todas formas, seguro que hay algo que diferencia a las "personas físicas" de los animales.

Ya sé que quizás algunos no sean capaces de asimilar que las peras se vayan con las peras y las berenjenas con las berenjenas, pero la cuestión es que a nadie se le obliga a nada aunque algunos así lo afirmen, a nadie se le quitan derechos... ¡¡todo lo contrario!! ¡se fomenta la igualdad!.

¿Qué más da por delante o por detrás?

Ah, ya... lo de las manzanas y las peras.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres