Blogia
Incoherències

De lo relativo y lo absoluto, de la ciencia y la religión

Hace unos días le pregunté a mi mejor amigo que esa mañana me había despertado haciéndome la pregunta de ¿qué somos? ¿qué hacemos aquí?. Le dije que había pensado todo el día y que había llegado a la conclusión de que la vida, desde un punto de vista “externo” (hasta donde es posible), no tiene sentido alguno. Depende desde donde se mire, dijo su novio.

Puede ser. Puede que el sentido de la vida sea relativo y el hecho de buscarlo sólo sea un hecho cultural y por tanto, esa pregunta está predeterminada por nuestra cultura, o mejor dicho, esa pregunta la formulamos por ser seres racionales. La razón también nos da la capacidad para tratar de buscar respuestas a todas estas preguntas y durante mucho tiempo las respuestas ante lo inexplicable las daba la religión: estás aquí porque Dios así lo ha querido, afirmación bastante absoluta donde las haya.

En una película llamada Contact se plantea esta cuestión. La protagonista en cierto momento de la película cita el ejemplo de la teoría de la “Navaja de Ockam”, que dice que ante dos explicaciones de un mismo hecho, la más sencilla es la “verdadera”. Bueno, esta adaptación de la teoría de señor Ockam en la película está bastante sintetizada y además es un poco bruta. En la película, la protagonista, discutiendo con un pastor de Dios, le pregunta que qué es más sencillo: ¿que el mundo ha sido creado por un ser divino en su infinita bondad o que realmente no existe tal ser divino y por tanto no existe un por qué, sino sólo hechos?.

Lo primero es religión, lo segundo es ciencia. La ciencia describe el mundo que nos rodea, formula teorías y contínuamente las está comprobando: hasta que se demuestra que no son ciertas. No hay que confundir “no ser ciertas” con “no ser útiles”. Las teorías científicas, basándose en hechos, crean una teoría limitada a lo que se conoce.
La religión se basa en la fe.

Puede que algunos piensen que la ciencia también es fe. Es fe pensar que los planetas giran en torno al Sol, es fe pensar que el hombre ha estado en la Luna, es fe pensar que la materia se compone de átomos... No, no es fe. Es simplemente un modelo que trata de describir el mundo: la ciencia no nos pide que nos lo creamos o lo dejemos de creer, la ciencia ha observado algo y lo ha descrito con mayor o menor precisión, y uno se lo crea o no se lo crea es así. 1+1 son 2 hasta que no se demuestre lo contrario, así de simple. Uno se lo puede creer o no, pero hasta donde se ha observado es así.

Es cierto que la ciencia trata de buscar principios universales, al igual que la religión. Pero el método es tan distinto que una cosa no tiene nada que ver con la otra. Mientras que la primera afirma Si no lo veo no lo creo, la segunda afirma Lo creo (llamada fe).

La ciencia está en conflicto con la religión en la medida en que la religión impone sus creencias como absolutas e inamovibles. La ciencia continuamente se autocorrige y sólo afirma hasta donde se puede ver. Como después de la muerte es imposible saber de forma científica si hay vida, pues ni se acepta ni se rechaza, simplemente la ciencia no entra en esos campos en los que no es posible explicar científicamente lo que pasa.
En este punto de la conversación comenté lo que pasaba en algunos estados de los EEUU donde se quería enseñar la Teoría de la Evolución con la teoría del Creacionismo. Le pregunté a mi amigo se creía que ambas teorías estaban al mismo nivel y me dijo que sí.

Es difícil la situación en la que quedé, sobre todo porque es una persona con la que, en general, estoy deacuerdo al 100% y aprecio y tengo muy en cuenta su opinión y sus razonamientos. Por ello me paré a pensar: ¿estaré equivocado al pensar que no deben estar al mismo nivel el Evolucionismo y el Creacionismo? ¿acaso no son “teorías” basadas en las limitaciones de la cultura y de la razón y, por tanto, tan verdadera puede ser una como otra?

Yo no soy una persona avispada y con capacidad de reaccionar rápidamente y saber responder directamente a una pregunta como esta. Tuve que pensarlo y escribir este artículo para llegar a alguna conclusión.

No, no es lo mismo. Desde el punto de vista en que el hombre formula teorías por su capacidad racional, ambas teorías son lo mismo: teorías. Ahora bien, hay una distinción muy grande entre estas dos teorías: una se basa en hechos medibles y la otra se basa en divagaciones (no en sentido peyorativo) sobre cuál es el origen de la vida. La teoría formulada por Darwin no se da como verdadera, pero sí que se trata de un intento de aproximación sobre lo que ha pasado a lo largo de millones de años a partir de pruebas. La teoría formulada por las religiones no tiene prueba alguna y exige fe.

Que la Tierra se mueva alrededor del Sol es un hecho. Que una carga positiva y otra negativa se atraigan es un hecho. Y de eso se ocupa la ciencia, de describirlo hasta donde es posible. Si se sigue pensando que la teoría de Darwin se basa en la fe, preguntémonos cómo es posible que tengamos ordenadores, coches, aviones, neveras, centrales nucleares y demás productos de la fe científica. La ciencia no se proclama como verdadera y única, y su método es el que ha movido al mundo.

La religión sólo se puede ceñir a lo que la ciencia no puede explicar. Hace unos siete años, en 3º de BUP, un profesor explicaba cómo eran los átomos. El profesor describía la estructura y cómo el electrón está alrededor del protón y esas cosas... entonces yo le pregunté ¿y por qué eso es así?. A lo que el profesor me respondió que Eso la ciencia no lo responde. La ciencia es incapaz de responder por qué dos cargas de signo contrario se atraen y dos cargas del mismo signo se repelen. Pero es que en el fondo eso ni siquiera es así ya que en el núcleo atómico se mantienen muy juntos los protones, cargas del mismo signo, en lugar de separarse. Y eso la ciencia también lo describe, pero no explica el por qué final. Por que eso para la ciencia es inexplicable.

Ahí entra la religión o cualquier teoría basada en nuestro pensamiento y nuestra limitación cultural y racional. Tan válido es decir que se atraen porque un ser divino lo ha querido así como decir que se atraen porque en el fondo esas partículas están vivas y se quieren. Ahí no entra la ciencia, ni lo miente ni lo desmiente. La ciencia es agnóstica: lo que no puede probar y no está a su alcance, lo ignora. El problema muchas veces es que la ciencia se proclama, por prepotencia, atea. No es la ciencia en sí, son quienes la hacen.
Que 1+1 son 2 no es una creencia. No es una teoría. Simplente hasta donde se ha visto es así.

¿Que 1+1 sea igual a 2 es relativo? ¿existe algo que se pueda afirmar como absoluto?.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres